Elegia.

Andábamos David Bowie con su Life on Mars, y yo por calles, guiados por farolas tintineantes, las cuales a veces coincidían con los ritmos de la canción, vagando aquella noche de verano.

La brisa y la soledad eran agradables, la oscuridad se presentaba buena compañía. Al pasar por la tercera calle de la avenida principal y girar hacia la derecha, nos encontramos con el edificio de correos de la comunidad. Resulta gracioso cómo un sitio tranquilo durante el día alberga terrores ilusorios al caer el Sol.

Mi atención fue captada por una extraña luz que emanaba desde sus ventanas, como si de una amable invitación se tratara fui con respeto, miedo y curiosidad.

Pude comprobar la manera en que mis pasos fueron desapareciendo a la par que mis latidos se callaban y mi respiración, agitada por la intriga, se fue atenuando hasta callarse. Al llegar a una puerta del edificio, mi cara fue teñida de un color intenso el cual, por unos instantes, cegó mi visión. Mi sorpresa fue enorme. Nada... No había nada.

La hermosa luminiscencia iba y venía sin razón alguna y yo me preguntaba qué demonios pasaba.

Para mi pesar, cuando intenté entrar me di cuenta de que las fuerzas de mi mano se habían esfumado. La luz volvía a cegarme. Mi voz se había desvanecido y nada en mí provocaba sonido alguno. La luz volvía a cegarme. Intenté huir pero mi cuerpo se posaba en la acera. La incandescencia me baña. Quiero gritar pero nadie me escucha. La luz me abraza.

Anuncios

El teatro de la vida

Poema de Sir Charles Spencer Chaplin, actor, guionista y director de cine.

” – El Teatro de la Vida.

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos…
Por eso, canta, ríe, baila, llora
y vive intensamente cada momento de tu vida…
…antes que el telón baje
y la obra termine sin aplausos.
¡Hey, hey, sonríe! Más no te escondas detrás de esa sonrisa…
Muestra aquello que eres, sin miedo.
Existen personas que sueñan con tu sonrisa, así como yo.

¡Vive! ¡Intenta!
La vida no pasa de una tentativa.

¡Ama!
Ama por encima de todo,
ama a todo y a todos.
No cierres los ojos a la suciedad del mundo,
¡no ignores el hambre!
Olvida la bomba,
pero antes haz algo para combatirla,
aunque no te sientas capaz.

¡Busca!
Busca lo que hay de bueno en todo y todos.
No hagas de los defectos una distancia,
y sí, una aproximación.

¡Acepta!
La vida, las personas,
haz de ellas tu razón de vivir.

¡Entiende!
Entiende a las personas que piensan diferente a ti,
no las repruebes.

¡Eh! Mira…
Mira a tu espalda, cuantos amigos…
¿Ya hiciste a alguien feliz hoy?
¿O hiciste sufrir a alguien con tu egoísmo?

¡Eh! No corras…
¿Para que tanta prisa? Correr apenas es bueno para ti.

¡Sueña!
Pero no perjudiques a nadie y
no transformes tu sueño en fuga.

¡Cree! ¡Espera! Siempre habrá una salida,
siempre brillará una estrella.

¡Llora! ¡Lucha!
Haz aquello que te gusta,
siente lo que hay dentro de ti.

Oye…
Escucha lo que las otras personas
tienen que decir, es importante.

Sube…
Haz de los obstáculos escalones para aquello que quieres alcanzar. Mas no te olvides de aquellos
que no consiguieron subir
en la escalera de la vida.

¡Descubre!
Descubre aquello que es bueno para ti.
Procura por encima de todo ser gente,
yo también lo voy a intentar.
¡Hey! Tú…ahora ve en paz.
Yo necesito decirte que… TE ADORO,
simplemente porque existes”

3… 2… 1… y…

Una presentación es un soliloquio sobre el egocentrismo de una persona.

am… no…

!Bienvenidos a mi pagina!

peor aún… ay…

Soy Diego Velando Andrade. ¿Qué porque no tengo un nombre artístico?

Creo que mi propio nombre es lo suficientemente artístico como para pensar otro sobrenombre, alias, etc. Es más, me representa muy bien.

Me encanta el cine, en todos sus sentidos, hasta en la comida. ¿Qué es lo más importante de un rodaje? ¿Los actores? ¿El director? ¿Qué el productor no se tire de los pelos para no sobrepasar de presupuesto la película? Jajaja, no.

La comida.

Piénsalo. Ve a un rodaje de unas 8 o 12 horas y no comas nada durante ese tiempo. Por muy profesional o bueno que seas, eres un ser humano.

El cine es un arte que es fácil de aprender pero le dedicas toda tu vida a dominar. E incluso cuando lo consigues, algo nuevo te sorprende.

Cuando empecé con la fotografía lo hice porque me encantaba el cine. Solo aprendí fotografía por el cine sinceramente. Pero con el tiempo, me he enamorado de este arte de atrapar el tiempo por y para la eternidad.

Y aquí me tenéis, más no dire porque mis proyectos y trabajos dirán todo lo que necesitáis saber. No tengo planes, no tengo nada debajo de la manga. Simplemente mi intelecto, improvisación y ganas de vivir.

Disfrutad, solo eso.